ASÍ RECARGO MI ENERGÍA

Para tener una vida plena y feliz, procuro que cuatro factores en mi vida estén bien enfocados, bien cuidados. Alguno cuesta más que otro pero me doy cuenta de que si dejo de lado alguno de ellos, aparecen molestias, falta de ilusión o de energía.

Realmente, no es tan difícil llevar una vida sana y estable.
Sólo hay que dedicar un tiempo a organizarse y TOMAR FIRMES DECISIONES.

Mis cuatro pilares son:

La Alimentación:

alimentación disfruta tu cuerpo

en este tema ya hay estudios de todo tipo, dietas a millones, consejos, advertencias, etc. etc.
y a la larga de das cuenta de que si eres un poco consciente de tu cuerpo, sabrás perfectamente qué le hace bien a tu organismo y que no te hace bien.
A mi me gusta llevar una dieta baja en carbohidratos, me gusta comer de todo pero intento dejarme “los azúcares” para darme algún capricho a la semana.
Eso sí, algo que veo fundamental en mi dieta, es que una vez al día tengo que consumir ALIMENTOS FRESCOS. Sin cocinar. Pues me doy cuenta de que ayudan a mi organismo a que realice perfectamente sus funciones orgánicas de forma óptima.

El Movimiento:

entrenamiento disfruta tu cuerpo

El cuerpo humano está hecho para moverse. Un cuerpo que no se ejercita se atrofia, crea tensiones musculares, desequilibrios y esto desencadena enfermedades físicas, estrés, alteraciones psicológicas,…
No importa la edad que tengas, tus características, patologías o no, ganas de moverte o no.
La falta de movimiento es un cáncer que te va consumiendo.

Qué cierta esta frase:
“No paras de entrenar porque envejeces, envejeces…PORQUE PARAS DE ENTRENAR “.

Mi objetivo es procurar mover todos los músculos y articulaciones posibles.
No me baso en un tipo de entrenamiento y lo fundo. Opino que es esencial buscar un entrenamiento que te aleje de rutinas.
Caminar y correr son muy saludables, por supuesto, pero basarse sólo en ello hace que estés dejando de lado otros músculos.
Muy importante levantar peso. Mucho. Aún con 90 años, claro que sí. Pero hay que compensarlo…
hay que crear estiramientos y elongaciones con el mismo nivel de exigencia que tu dedicación a la hipertrofia.
Y viceversa…

Busca un buen entrenador si no sabes cómo completar tu entrenamiento o crear una tabla de ejercicios acorde con tu estilo de vida.
Si necesitas consultarme sobre ello, no dudes en hacerlo.

El Sol:

sol disfruta tu cuerpo

Bendito sol, bendita energía pura…

Un baño de sol cambia el estado de ánimo. Me gusta salir media hora o una hora cada día que puedo a asolearme (incluído en invierno). Siento cómo mi cuerpo se relaja y disfruta.
No necesito que me digan que es bueno o malo, soy capaz de sentir los beneficios que mi organismo experimenta cuando estoy al sol.
Aún así, aquí os dejo un artículo, que sacamos hace tiempo, de la importancia que tiene tomar el sol:
El sol es vida (https://disfrutatucuerpo.wordpress.com/el-sol-es-vida/)

La Meditación:

meditación disfruta tu cuerpo

El entrenamiento de la mente…

Aquello que te lleva a la calma, a la tranquilidad. Aquello que te ayuda a conocerte mejor y a tener una vida más estable.
Aquello que te enseña a aceptar que todo es correcto tal como es.
Aquello que te enseña a decir “Respira… nada tiene tanta importancia”.
-Qué difícil es- me dice mucha gente. Lo sé, yo también he experimentado el comienzo.
Y realmente, es como todo: los comienzos cuestan.
Me gusta dedicar mínimo una hora a meditar cada día.
Sólo me siento y “entreno” mi concentración. Entreno mi mente para que SIENTA LA ENERGÍA QUE SOY dejando de lado cualquier pensamiento, juicio o valoración.
Sólo es eso, jajaja.
Muy difícil si pretendemos comenzar con grandes hazañas.
Mejor comenzar con periodos de 1 minuto, 2 minutos, 5…

Los ratitos que tomamos al final de cada clase son perfectos para iniciarse.
Perfectos, de verdad. No os quitéis de ese regalo que hoy día es tan difícil conseguir.
Un buen artículo: El regalo del silencio.

Anuncios